sábado, agosto 28

Fantasma #3 y la angustia.

Últimamente me lavo la cara con jabón natural y agua fría una media de 4 veces al día. No soporto tenerla grasienta. Pero me da en la nariz que es para despejarme, para quitarme de encima la congoja de tener que afrontar algo importante, algo que no había probado antes del mismo modo. Si la culpa fue mía o si la tuvieron algunos profesores resentidos con ''el rarito que aprueba sin pasar por clase'' no importa mucho, que ahora quedan tres días entre mesas de contrachapado del Centro de Estudios de Santuyano y el netbook de mi madre. Y cuando todo eso acabe, y salga bien (por el amor de dios, que salga bien), te abrazaré cuando te vea, te falte una pierna o te acompañe tu séquito de antisemitas. Y estaré bien.


Hola, soy Alejandro y estoy acojonadín.

3 comentários:

El Impenitente disse...

Suerte, petiso. Saldrá bien.

L0usie disse...

No te preocupes, yo también tengo la cara grasienta y me gusta enjabonarla con las pastillas de jabón.. (esas enormes que en el envoltorio tiene un paxarín amarillo)
Y bueno, con respecto a los profesores.. quizás es que el sistema educativo actual está montado de forma que los alumnos brillantes quedan eclipsados.

besis : )

Alex Maladroit disse...

Que yo sepa, la alumna brillante aquí eres tú, moza.

Gracies Impenitente, pero esto es más de 'ójala aprender cosas fuese tan sencillo como en Matrix' y no tanta suerte.