sábado, agosto 14

Barcelona III.

Tercer dia (En Lactuca comiendo práu y más calor).


Después de comer, de darnos un gran festín a base de mierdas verdes y mucho pepino, en el Lactuca, hacemos turisteo común yendo, en el Passeig de Gràcia, a la casa Amatller y a la Batlló, muy bonicas ellas, donde pudimos ver un montón de guiris absortos ante una pantalla que emitía imágenes explicadas sólo en catalán. Ver sus caras era casi orgásmico. Continuamos haciendo el guiri para ver la casa Milá/Pedrera hostigada vilmente por la publicidad masiva de Caixa Catalunya. Hasta aquí el turisteo barato.

Empezamos a ser nosotros a eso de las 17.00 más o menos, cuando nos encaminamos con ansia al Sony Style del Carrer Roselló, al que dedicamos más tiempo que al edificio de la Diputació de Barcelona (en obras, será por aquello de las vegueríes), construcción que daba paso a la Travessera de Gràcia, que a su vez, moriría en el Carrer Gran de Gràcia (media hora viendo libros antiquísimos a 1 euro cada uno en el Mercat del susodicho barrio) para finalmente tomar Carrer d'Astúries y ver montones de senyeres estelades blaves.

Cervecita exigida por mí y a buscar el estadio del Club Esportiu Europa, más que nada por la gloria pasada de un club que ahora da bastante pena, emplazado en una de las zonas más feas de toda Barcelona, Ronda de Guinardó y a lo lejos, Hospital de (la santa Creu i) de Sant Pau, en obras, como la mitad de la ciudad, pero enorme, puro modernisme. Dejamos el Sant Pau para volver al turisteo en Avinguda de Guadí y quedar algo indiferente ante la Sagrada Família (qué bonitos el Repsol y el Domino's Pizza que la rodean) y tomar por fin el metro hasta Rocafort.

Sagrada Família.

Passeig de... ho he oblidat.

Qué desazón.

1 comentário:

Eric disse...

La sagrada familia es uno de esos lugares que me encantaría fotografiar, la obra de Gaudí es muy fotografiable.