segunda-feira, agosto 16

Barcelona V.

Cinquè dia (Día Guiri)


Anem a Montjuïc. Rehacemos el camino que tomamos el día que arribamos a Barcelona, para pasar a ritmo de caracol por la Avinguda de la Reina María Cristina y llegar a la plaza donde se encuentra el 'Pavelló Alemany' de Mies van der Rohe (pero reconstruído en los 80's). Tras un pequeño ataque de xenofobia incontrolada relacionado con un grupo de alemanes que tomaban fotos con flash delante de un cristal, nos encaminamos hacia el Passeig de les Cascades, donde pudimos ver el MNAC (Museu Nacional d'Art de Catalunya), donde tomaría unas fotos de Barcelona entre típicas y bonitas, con la aparición estelar de un nipón aflamencao que le daba por tocar música griega 'de vegades'.

Pavelló Alemany.

Finito de Yokohama.

Llegamos arriba de Montjuïc y producto de mi chauvinismo, pongo por las nubes al Carlos Tartiere y menosprecio al Lluis Companys, imagino que por incómodo a la hora de ver fútbol, o por el sol, que incidía directamente en mi cabeza, o que directamente soy cortín. La Torre Telefónica es una atrocidad, añado.

Lluis Companys

La dona veu moltes coses (Montjuïc).

Bajamos por la Avinguda de Miramar y conocemos un dependiente 'moro' que parecía no entender que no éramos extranjeros y nos sumergimos en Poblesec, que a diferencia de Poblenou, es feo, gris y está lleno de gandaya. Allí vemos el Teatre Apolo, el mítico Club Bagdad y el Palau Güell (en Nou de la Rambla). Abandonamos Poblesec y terminamos (casi sin percatarme) en el Cap de Barcelona (la escultura de Liechtenstein) dirección Barceloneta, el barrio que aparecía en las pesadillas de Idelfons Credà (el del Eixample, ese). Cenamos focaccia de bacon con queso de cabra y tomàquet natural y un pastis de Pascualina, lo que me dejó K.O. durante un buen tiempo, reposando tal pitanza (olvidaba hacer publicidad, Buenas Migas Restaurant, se llamaba el local). Para terminar, me puse pesado con las torres gemelas del Moll de Marina y tomamos el metro de vuelta a casa en Urquinaona (rodeado de simpáticos hombres y mujeres de piel parda y con banderas y camisetas de Ecuador, en su mayoría alcoholizados y pasando de la treintena).

Nit

5 comentários:

El Impenitente disse...

En el Tartiere Cacho no ganó el 1500 ni Baumann el 5000 ni Kevin Young el cuatro vallas. Lo que no entiendo es por qué le llaman Lluis Companys, con lo bonito que es Montjuic. Los putos políticos, esa casta endogámica.

Tú odias las k, yo, entre otras cosas, no soporto eso de 80's. ¡Los ochenta, joder! ¿Qué cojones es eso de los ochentas, noventas y demás soplapolleces!

Y aquí concluye mi desahogo.

Alex Maladroit disse...

Hombre, es que no se refiere a los 80, sino a todos los años de esa década, por lo tanto el número necesita un plural.

Chauvinismo=Tartiere másmola.

El Impenitente disse...

Los números son números, no tienen plural.

Alex Maladroit disse...

¿Pretendes razonar con un 'k-fobo'?

El Impenitente disse...

Cualquier día de estos te retaré a batalla de fobias en terreno neutral