quarta-feira, novembro 19

Aquella era mi sangre, sí, aquella que de mi boca salía...

Y lo digo sin acritud, pero sangrar da una sensación mala, da cosica . Pero ese no es el caso, ya que el Paracetamol va subsanando los efectos de la mononucleosis hasta tal punto que ya he empezado a comer, lo malo es que justo cuando puedo comer, el médico me dice que tengo que ir en ayunas para que me hagan unas pruebas...malditos matasanos.

Luego al despertarme pensé en que todo había sido un sueño (Los Serrano marcaron una época), pero al verme las manos con restos de sangre seca y el baño con gotitas por todas partes, esconsoné del tou. Qué desagradable. Por cierto, una vez se acabe el dolor de garganta y la presión en los oídos, la debilidad física persistirá durante casi un mes, por lo tanto, todos aquellos que deseéis violarme, es vuestro momento.

Mañana a las 9.00 am en el ambulatorio, a ver que me quiere hacer ese señor de bata blanca que me palpaba la caja torácica.

PD:Ahora que lo pienso...¿no os dais cuenta de que en los años ochenta la publicidad sólo vendía velocidad y no seguridad en la industria automovilística?, ¡acordaros del Seat Fura!.


5 comentários:

Sr.Jota disse...

JODER, SANGRE! ¿TE QUEJAS?
¿Mononucleosis no era la enfermedad del beso? Hay... Galáaaaan!

Die disse...

La semana que viene quiero/deseo/espero que vayas a clase, chiquillo.
Méjorate anda...

Eric disse...

oks, le avisaré a niko
estará contento por tu fragilidad

por cierto el sabor de sangre es horrible
lo estoy viviendo en carne propia
por las terceras molares del mal
XD

Alekzey Gurenko disse...

¡QUÉ DIUS AMIC!, es sabrosote...

Gudproyect disse...

Venga machote, ponte bien.