quarta-feira, dezembro 23

Ploren ses núvols.

A veces me da por compararlo con mi gusto por la lluvia.

Adoro la lluvia, pero sé, que si dejo de mirarla detrás de la ventana, salgo a la calle, y me expongo... me acabré mojando, y, evidentemente, pasándolo mal. Porque no podré ver la lluvia del mismo modo, ya estaré empapado.

4 comentários:

El Impenitente disse...

Yo vivo en un lugar donde la lluvia es una excepción. El primer día siempre es agradable. Me gusta ver llover. Me gusta mojarme (el agua no es ácido). En octubre, con la gota fría, los días por aquí son espectaculares. El segundo día...bueno. Y si alguna vez por aquí se le ocurre estar tres días seguidos lloviendo la mala leche es general.

L Evans disse...

Muy muy MUY buena metáfora, señor M.

Malu disse...

Opino lo mismo que L. Me gusta, me gusta moito.

L0usie disse...

(Buena metáfora..)
no sé que poner, pero bueno, para que veas que lo leo.., que se yo que los comentarios motivan : D