quarta-feira, dezembro 23

Liverpoolians de piel clara y sin afeitar

Lo que más me convence de mañana es tomarme una cervecita con mis amigos (mis únicos amigos, no quiero otros) y celebrar estas fiestas, porque así debe ser. El resto de acontecimientos está por estar. La matinée de Navidad ya no quiere decir 'correr en pijama por el pasillo hasta el árbol', más bien... 'feliz Nadal' con un poco de sorna, esa que le sale a mi madre cuando no está de mal humor.

Me gusta tal como es.

(No significa que no quiera que tú le des la vuelta a todo).

4 comentários:

heidi disse...

La Navidad era bonita cuando papá Noel dejaba regalos debajo del árbol.
Ahora ya no hay regalos, ni árbol, ni siquiera papá Noel existe. La Navidad es deprimente. :(

Alex Maladroit disse...

Sigue siendo bonita, la familia te visita.

heidi disse...

Sí... pero es aún mejor cuando eres tú el que va a visitar a la familia. xD

L Evans disse...

Ahora nos da por decir muy gratuitamente "¡la Navidad es una mierda, la odio!"... Pero en realidad no odiamos la Navidad, ni siquiera odiamos tener que comer con tías pesadas a las que vemos una vez al año, simplemente nos sentimos ¿rencorosos? porque ya no es el mágico acontecimiento que nos suponía años atrás.