domingo, dezembro 27

Montaña

Me gustan las nubes y me gustaría gustarle a las nubes.

Sabed que Gijón no da escapatoria,
que cuenta con tantas esquinas
como carreras en sus medias.

Y las nubes no ofrecen una salida,
por mucho que tú estés distraída.

Haced del sueño escoria o victoria,
acabad con falsas adivinas
¡ay!, la mayor de las comedias.

Y las nubes no ofrecen una salida,
al verme entre tú y la embestida.

Acabaré gritando tu nombre en el andén,
en mi propia cama al llegar a casa,
o mismamente junto a la montaña de ropa que nos vigiló.

2 comentários:

El Impenitente disse...

Acabaré llorando tu nombre en una mañana sin nubes. Vendrá tu risa saltando con el tiempo revuelta, con otra voz, con ninguna voz.

Lo de cambiar el nombre al blog, ¿lo haces muy a menudo?

Alex Maladroit disse...

Ay quién fuera nube.

Es la primera vez que lo hago desde que fue fundado en enero de 2008. Tenía ganas de más azul y menos rojo.