segunda-feira, dezembro 29

Té con caos

Felicidad por cada paso. Se me escapa la risa tonta. No la voy a controlar, ella es libre hacer (el ridículo) lo que quiera. Primera nuechevieya esperada, deseada, calurosa. Los días que quedan antes de ese día son puro trámite. Hoy salgo, mañana quizá. Hoy me aburro, mañana seguro. De todos esos lunes que son domingo. Hoy es el más domingo. Hoy.

Pero sigo siendo feliz, es todo por culpa de ese periodo de tiempo entre que surge y finaliza. La espera entá nun ye amarga, ahora es indescriptible. Veo a mi alrededor botellas vacías, monedas, montones y montones de revistas, desorden. Hoy ese desorden me agrada. Porque hoy estoy feliz. Hoy lo tengo todo. ¡HOY!.

Empiezo a pensar que soy caótico. No estoy seguro de por qué, pero no me desagradaría vivir en la pequeña comunidad de Delicatessen (Francia, Caro y Jeunet, 1991), así me tomaría una pequeña tacita de té con Julie, la hija del señor Clapet. Tenía su encanto. Servía té de caos, con pastas. Hoy habrá té de caos con pastas.

3 comentários:

the kleurrijke jongen dica. disse...

puta tontan

the kleurrijke jongen dica. disse...

el té me da asco
que lo sepas

Ana García Marugán disse...

Buf , pues yo este año tengo tantas ganas de que sea Noche Vieja como de tirarme al tren ...