quinta-feira, dezembro 25

¡Levanta!, ¡que ya es hora de comer! (pero no comí)

Windows da asco y por su mierda de combinaciones con teclas y numeritos se me acaba de borrar todo el texto. ¡Joder qué asco da Windows, joder!

Ayer cené y me quedé como estaba. Vamos, que el bogavante sabe a agua marina. Mi única expectativa era ponerme a jugar a la PS3 en cuanto antes, aunque acabé viendo la última de la trilogía de The Cube, Cube Zero (2004), eso sí, sin terminar, porque ayer fue el día de no dejarme empezar ni terminar las cosas. Si se me pasaba la idea de ponerme a hacer algo con el ordenador (ver una película, jugar, sexo...), aparecía alguien que tenía que hacer algo muy importante. Si quería ver la TV, escuchar música, tumbarme en el sofá, viciar a la pléi, igual. Al final conseguí cerrar la puerta de la habitación cual hikkikomori. No soporto Nuechebona, ¡ay!, ¡por qué nos venderán estas fiestas por la televisión!.

Y en la noche acabé en un pub/bar/hortera, lugar en el que yo era el sujeto más joven (16), y cuando eres el sujeto más joven,
te sientes como...¡buah!, ¡chof!, etc. Aún se me cierran los ojos.

2 comentários:

Pelayo disse...

Yo tb la odio.
Por eso ayer fue genial dejar las frivolidades e irme de fiesta hasta las cinco de la mañana.
Y sé que no era el más joven, pero por ahí andaba.
(donde estuviste??)
:)

the kleurrijke jongen dica. disse...

BALLA OH
LA MI NOCHEBUENA FUE MEJOR FIJO

(Nótese el tono satírico-irónico)