domingo, junho 6

Redhead, white skin.

El baile de tupés choca frontalmente contra toda una nación escocesa. No hay heridos. Pero hace replantear.
Funciona así. Pero si bien la semana pasada la de la cara de limón era Jane Birkin, esta, no es más que una mujer que se lleva mis ceras de colores. Las escocesas hacen pensar en, primero, lo bien que te puede tratar un completo desconocido, y segundo, que estás obsesionado, sempiternamente obsesionado con alguien. Que no se te da bien vivir sin tener la mente puesta en ese alguien.

Tengo que repetir el conocer-seducir-llevar a casa. Tengo que ser más galán y menos patético. Gracias, Lindsay.

5 comentários:

J. Qrnt disse...

El galán eres tú, el luser soy yo y Charles es el romántico. Esto está asi montado y dixete-lo.

Alex Maladroit disse...

Los galanes también han de serlo con el producto nacional, no sólo con las de piel clara acostumbradas al frío del mar del Norte.

El Impenitente disse...

Los galanes no conocen fronteras. ¿Para qué, si no, la libre circulación y el Plan Marshal?

¿Y quién es el galán: él o ella?

Lord Charles H disse...

Tupés... *_*

Humm... Pero los románticos también podemos ser muy galanes, y en ese punto nace el... Dandy?

Alex Maladroit disse...

Yo soy el galán siempre y cuando esa persona no hable castellano.