sábado, janeiro 23

Que no val la pena, viure a Barcelona per tenir-hi un gat...

Me siento sucio. De hace un par de meses, focalizando en un par de semanas, me he encontrado con una nueva 'ventana musical' que me agrada y a la vez, me produce cierta envidia (en contra de mi chauvinismo habitual). Lo que se podría llamar como la 'música alternativa catalana o en catalán'.

Algunas entradas atrás comenté algo de Antònia Font, banda mallorquina de pop... de... (música alternativa, vaya usted a saber) música divertida, con unas letras muy significativas y en armonía con la melodía, al cargo del gran Joan Miquel Oliver (que tiene un disco en solitario, del que recomiendo Polo de Llimona ). La voz, esa voz dejada, que tan bien le viene al grupo, de Pau Debon. Antònia Font es la Mallorca más pura, la vida relajada, bañada en sol, montanyes i mar. El mejor disco para un neófito, es 'Coser i Cantar', donde dan cabida a sus mejores temas (se olvidan de 'Extraterrestres', esa especie de crítica 'antoniafontista' al sentirse extranjero en tu propia tierra), interpretados en esta ocasión por los habituales, y la Orquesta Sinfónica de Bratislava. Un lujazo amb article salat.

Y mira que no quería hablar de Antònia...

Otro de esos grupos que me han atrapado, es 'Manel', un cuarteto barcelonés del estilo de Antònia, pero más continental, es decir, una voz más fuerte, igualmente extraordinaria (no es que sea una gran voz, pero, deja huella) y letras un tanto absurdas, pero, también con un doble sentido muy interesante. Sólo tienen un disco ( Els millors professors Europeus ), repleto de instrumentos de viento, silbidos melódicos y tarareos, que son a las canciones de Manel lo que el bigote a un portugués, un complemento indispensable.


Los últimos que he descubierto (y me han gustado, que no todo es jamón ibérico, que también hay mucha paletilla...) son el excéntrico (y por ello, muy admirado) Estanislau Verdet (Pau Vallvé según el Last), con una versión del Dragostea Din Tei realmente genial, y tras éste, una serie de ritmos salidos de la cabeza de un demente, como 'Sóc Modern' o 'Lluç'. Se me antoja algo 'Radiohead' a lo Costa Brava.



Aunque Estanislau no me entusiasma ni la mitad que El petit de Cal Eril, procedente de un pueblecito de Lleida, de la Catalunya más rural, donde nacen letras sencillas hechas para ser canturreadas al poco de ser escuchadas, para mentes infantiles, interpretadas por una voz un tanto ronca y en algunos temas, acompañada de voces infantiles, como 'Els Gats 2' (de donde proviene el título de la entrada) o 'L'Elefant' y otras para escuchar tumbado en el práu (me niego a escribir/decir prado) dejándose ser violado por los rayos del sol, como Mandolines Tralarí, que os dejo aquí abajo:



Su disco es 'Les Sargantanes al Sol' ('Esculibiertos al sol', me niego a decir 'Salamandras'), y lo recomiendo, para, como 'les sargantanes', ponerse al sol y tener algo bonito que escuchar. Sol, sol, sol y música infantil.

4 comentários:

Marina disse...

tomo nota! ;)

n darko disse...

habrá que echarle un vistazo! :)

Malu disse...

Pero ninguno como Antònia, estoy segura.

Alex Maladroit disse...

Manel apúrrase bastanti.